La región alrededor de Raúl Marín Balmaceda es un paraíso de joyas y tesoros inexplorados