Santiago vivió la emocionante experiencia de la Fórmula E